Lindsay Lohan rompió regla básica y usó blanco para ir a un matrimonio

Se vistió como una novia, pero era sólo una invitada más.

Aunque debe tener uno de los clósets con más vestidos en el mundo, Lindsay Lohan hizo una extraña elección para ir a un matrimonio. Se puso un vestido blanco, largo y una tiara brillante en el pelo.

La actriz asistió a la boda de su amigo, el multimillonario Justin Etzin, con la modelo Lana Zakocela en Florencia, y aunque una de las únicas reglas de vestir al ir a un evento de este tipo es no usar blanco para no opacar a la novia, Lindsay hizo todo lo contrario.

La protagonista de “Chicas Pesadas” escogió un vestido largo, blanco, con un corset con diseños bordados  en tonos dorados, que según ella misma declaró, había pertenecido a Elizabeth Taylor. Para finalizar el look, usó una tiara que cualquier novia envidiaría.

Menos mal, la novia usó un vestido mucho más llamativo, y un gran velo tradicional que claramente la distinguía del resto de los invitados y de LiLo. ¿Habrá estado tratando de opacarla a propósito?

Así se veía Lindsay:

Así se veía la Novia: