Cinco maneras de hacer crecer nuestra autoestima

Siempre ese primer amor que es el que nos tenemos a nosotros mismos es la base de relaciones sanas

Diversos factores afectan en el amor a nosotros mismos, algunos vienen desde que somos pequeños por falta de una buena buena base afectiva familiar, otros marcados por términos de relaciones no sanas, otros por ciertos rasgos que no calzan en los standares típicos de belleza y así .. Vengan de donde vengan las razones por las cuales nos falta mirarnos y aceptarnos, y querernos como queremos a los demás, siempre ese primer amor que es el que nos tenemos a nosotros mismos es la base de relaciones sanas y bonitos resultados en lo que nos desempeñamos en la vida. Aquí entonces maneras prácticas de hacer crecer ese sentimiento por nosotros mismos…

Trátate como tratas a quienes amas: El equilibrio este es fundamental. Es quizás una de las bases importantes para el buen resultado de nuestras relaciones. Pregúntate cuanto les das a los demás y cuanto de eso a ti misma… a veces somos más duros con nosotros mismos que con los demás. Les permitimos más a ellos que a nosotros, les exigimos menos, les condenamos menos y los perdonamos más. Y hacer este ejercicio de nivelar las maneras que tenemos con los demás para con nosotros mismos nos da la señal de que nosotros también importamos y tenemos un valor elevado de lo que significamos como personas… por qué si yo doy cosas hermosas para los demás no puedo compartirlas conmigo también? Si puedo! Y hacerlo se siente delicioso. Por que nos hace ver lo que reciben realmente los demás con nuestra presencia y eso nos recuerda quienes somos.

Renuncia a tus miedos: ¡Valiente! Esa es nuestra primera naturaleza.. desde que gritamos al nacer y nos ponemos de pie después de caernos cien veces antes de aprender a caminar, nuestra infancia se define como un sinfín de corajes.. que vamos olvidando con la experiencia. Ciertas vivencias nos hacen recordar algo base: que somos frágiles y vulnerables, y recordarlo alerta a todo nuestro ser a ser precavidos y de ser precavidos pasamos a ser temerosos. Como si el dolor no pasara o no nos sirviera de algo, como si se pudiera vivir realmente la vida en toda su totalidad con temor… sin embargo ser conscientes de ser valientes en esas ocasiones en que duele la piel de arriesgarse; desde subirse a un ascensor a saltar en parapente, hace poco a poco realidad mirarnos a nosotros mismos con admiración y encanto.  Nos hace ver lo que no habíamos visto que éramos capaces y esa sonrisa es imborrable

Sentir que merecemos todo lo precioso de la existencia: Porque sentirlo habla de muchas cosas importante respecto del valor a nosotros mismos. Sentir que merecemos el mejor amor, el mejor trabajo, la casa más linda, ver el mejor amanecer, sentir paz… reírnos y disfrutar , sentir que vale nuestro tiempo y nuestro trabajo por estar bien y hacer a los demás cosas que los hagan felices. Por qué aveces no sabemos recibir , nos sentimos en deuda en vez de sentir que lo merecemos! Renunciamos a ciertas cosas por que inconcientemente creemos que esta de más, que nos entregan de más, que nos quieren de más , o que desear algo mejor podría ser ambicioso y poco agradecido. Pero no! Sentirlo ayuda al universo a que se cumpla y a poder estar en una frecuencia luminosa y sana que terminará por llevarnos a ese camino hermoso que todos merecemos. Pero que si no somos conscientes de que es así .. no estamos ayudándonos en nada.

Confía en tus desiciones: Si no confiamos nosotros en nosotros mismos..entonces quien? Tener certezas no es un camino fácil, conocerse lo suficiente y aprender a escucharse a uno mismo no es un camino que demore días, sin embargo nunca es tarde para comenzar a transitarlo. Escucharse es el primer paso para demostrar nuestro respeto por quienes somos, es darle un valor a nuestros pilares, éticos, emocionales… tomar una decisión significa que todo nuestro ser está de acuerdo y siente que es lo que corresponde en ese momento. Y en ese momento la decisión responde a quienes somos en ese momento justo también. Y vamos mutando y quizás dos meses después la decisión hubiera sido otra, por qué nosotros ya somos otros, vemos cosas que antes no, sentimos cosas que antes no y comprender eso también es fundamental, por qué le suma valor al respeto que tendremos por los pasos que damos o dejamos de dar .

Paciencia con uno mismo:  La paciencia es quizás una de las grandes demostraciones de amor. La paciencia de sembrar un huerto y verlo florecer y dar frutos.. la paciencia de los padres con las lágrimas y rabietas de los hijos, la paciencia de quien espera a alguien recuperarse, la paciencia de quien cocina y espera el punto justo para llevar a la mesa el alimento que nos da vida y nos sorprende justamente por el amor que lleva dentro. Tener paciencia con nosotros mismos es amor .. amor de vernos cambiar, de comprender nuestros errores, de asumir que podemos haber hecho otra cosa pero hicimos lo que pudimos en ese momento .. Paciencia con querer algo que no se nos da, paciencia con ser nosotros mismos, con todo lo que somos, y ese gesto es como un mándala hecho de polvos de colores .. brillante y completo y hermoso . Como todo lo que se posa sobre este precioso universo.