Análisis de look: Meghan Markle en la boda real

Margarita Larraín se fijó en cada detalle y dio su veredicto.

Desde el día del compromiso entre el príncipe Harry y la ahora duquesa de Sussex que esperábamos este gran día con mucha expectativa, imaginando cómo sería la gran boda real, el vestido de la novia e incluso, debido a toda la polémica familiar a Meghan, con quien entraría la novia para llegar al altar.

Hoy todas estas dudas ya están resueltas y ya conocemos todos los detalles para analizarlos y comentarlos. Meghan Markle, después de toda la polémica con su padre, decidió entrar a dar el Sí, quiero, acompañada por su suegro, el Príncipe Carlos.

La primera parte de la capilla de St George, donde el novio fue bautizado, la caminó sola, para luego unirse a su suegro, quien la llevó hasta el altar en un vestido sencillo, minimalista pero muy elegante que analizaremos a continuación.

La encargada del diseño de este vestido fue la británica Clare Waight Keller, actual
directora creativa de Givenchy para su primer vestido, ya que al igual que Kate Middleton,
Meghan tendrá otro vestido para el banquete posterior. 

Eligieron un vestido sobrio, liso, de seda blanca con manga francesa, con escote barco y
que destaca la espectacular figura de la novia, inspirado en un diseño Vintage de Hubert
de Givenchy
también. El vestido fue complementado con una tiara de diamantes del año
1932 perteneciente a la abuela del novio, la Reina Isabel II y que atnriormente había sido
de la abuela de ésta, de la cual salía un velo transparente bordado y con una cola de 5
metros de longitud.


La actriz estadounidense, actual duquesa, pidió a la diseñadora que en su vestido se 
reflejara un homenaje a los paises de la Commonwealth, lo cual hizo bordando en el velo de la novia la flor típica de cada uno de los 53 países pertenecientes a la mancomunidad.

En cuanto a las joyas, perfectamente elegidas, siguiendo en la línea de lo sencillo y
elegante del vestido, resaltando su belleza natural y complementando el look, la novia
eligió unos pendientes y una pulsera de Cartier.

La pulsera Reflection de esta marca es de oro blanco y diamantes al igual que los pendientes Galanterie de la misma marca. Los anillos en cambio los realizó Clave and Company, joyería inglesa que hizo el anillo de pedida de la novia, con info Galés que la reina Isabel regaló a Meghan, el de Harry en cambio es de platino.

Para seguir con este look más austero y simple, la novia optó por un recogido bajo, como
ya es clásico en ella y que el estilista encargado del peinado real, Serge Normant, ha
querido respetar. Es un moño bajo relajado, no muy intrincado siguiendo con lo
minimalista del vestido. Este peinado hace intuir que Meghan no tiñe su pelo, ya que si nos
fijamos detenidamente hay algunas canas que se cuelan entre su melena oscura.

Muchos se han preguntado si llevaba algo de maquillaje, ya que lucía un rostro muy
natural, pero sí lo llevaba, al menos base, la que se aplicó cuidadosamente por su maquillador y amigo Daniel Martin, quien aplicó un maquillaje extremadamente natural tanto en la piel como en la boca y ojos.


Este vestido que hoy estuvo en los ojos de todo el mundo, tuvo que ser aprobado por la
mismísima Reina Isabel II, quien estuvo pendiente de todos los detalles. Se estima que
costó más de 100.000 dólares, unos 63 millones de pesos aproximadamente y que
demoró alrededor de 3 meses en ser confeccionado.

Para muchos el look de Meghan Markle para la gran boda real cumplió con todas las
expectativas y se mantuvo fiel a su estilo con vestidos simples, recogidos bajos y look
minimalista, sin embargo, huno muchos que pensaron que para ser una novia real, faltó un
poco más de maquillaje y quizás que el vestido tuviera algo un poco más elaborado y
entretenido, pero sin duda logró la elegancia clásica de la corona inglesa y logró cautivar y
conquistar nuevamente al novio según la reacción que pudimos ver en él cuando la
recibió en el altar.

Sabemos que la novia lucirá otro vestido en el banquete, el cual han adelantado que es moderno y desestructurado, así que estaremos atendos a ver cómo nos sorprenderá, para el banquete nupcial y en las miles de apariciones oficiales que se le vienen junto al príncipe Harry y a la corona Inglesa.

EN ESTA NOTA