Los hábitos que cambió Salma Hayek antes de ponerse bótox

La actriz pensó en la alternativa estética, sin embargo declinó y optó por otros arreglos.

Salma Hayek tiene 50 años de edad que no se notan para nada ¿cómo lo hace? nos preguntamos todos y la respuesta intuitiva es asociada de inmediato a la relación fama-dinero-cirugías, pero esto no siempre es así...

Hayek aseguró a Raphsody Magazine que pensó en inyectarse toxina botulínica muchas veces, pero su conciencia siempre a estado en contra de estos procesos. La disyuntiva entre el paso del tiempo y su visión estuvo a punto de convencerla muchas veces, sin embargo optó por tomar el camini largo: cambiar sus hábitos de vida.

Hayek duerme por lo menos ocho horas diarias y se alimenta mejor. "Cuando empiezas a fantasear y pensar: 'A lo mejor debería de colocarme un poco de esa cosa, el botox, de lo que estoy tan en contra', pero entonces me digo: 'Espera un momento. A lo mejor deberías dormir un poco más y hacer ejercicio y ser más sana y puede que eso tenga el mismo efecto que un par de inyecciones de botox', Siempre puedo hacer un poco más de lo saludable", dijo aseverando que además dejó el cigarro y el alcohol.

EN ESTA NOTA