Mantén tu cabello nutrido este invierno con el aceite de macadamia

Margarita Larraín nos detalla todos los beneficios que este aceite entrega a nuestro cabello.

Constantemente estamos escuchando de nuevos componentes, frutos, aceites, flores, semillas y plantas que sirven para la salud del cabello. Una de las que más he escuchado desde hace ya un tiempo es la macadamia, por lo que no podía no probarla, estudiarla y comprobar sus efectos para contárselos.

La Macadamia es un árbol originario de Australia que da un tipo de nuez con el mismo nombre, cuyo cultivo empezó a fines del siglo XX. Hoy en día, donde más habita este árbol y su fruto es en Hawaii y Costa Rica. El proceso de cosecha de esta nuez se hace cada dos semanas, se recolecta, se le saca la cáscara y luego se seca para dejarla con un 3,5% de humedad. Luego con la nuez natural se hace el aceite de Macadamia.

Este aceite virgen de Macadamia se obtiene con el prensado en frío de la nuez natural y cruda. Este aceite dura muchísimo tiempo sin echarse a perder y es muy versátil, se puede comer, pero comúnmente se utiliza para la piel y para el pelo gracias a sus componentes que lo hacen un producto muy valorado y efectivo. Este aceite es de un amarillo claro, con un sabor suave y agradable, fino, fluido y ligero.

Contiene componentes como vitamina E, ácidos oleicos y linoleicos, omega 7 y esteroles que resultan muy beneficiosos para el cabello entre otros. Además muchos de los componentes que posee este aceite vegetal están presentes en el sebo natural que producen los folículos pilosos de los seres humanos, el cual con el paso del tiempo se empieza a perder y el cabello comienza a secarse.

Como la composición del aceite se parece tanto a la natural del sebo capilar, éste aceite se absorbe rápidamente y una vez absorbido rellena los folículos de la fibra capilar, con los nutrientes que le hacen falta por lo que rejuvenece el cabello sin tapar el poro.   Muchas personas creen que con este aceite el pelo quedará graso, pero no es así, de hecho una manera de comprobar que no es grasoso es que al aplicarlo en la noche la almohada no queda manchada.  

Para aplicarlo en el pelo, lo ideal es tomar el aceite y esperar que se caliente un poco, luego aplicar un poco en las manos y masajear el cuero cabelludo, peinar y dejarlo actuar en esta zona y en el resto del pelo. Con esto hidratarás y fortalecerás tu cabello áspero, seco, ruliento o liso. 

También se puede aplicar este producto en las puntas secas o abiertas, se debe dejar actuar por dos horas y luego lavar con un champú suave. Si después de eso aún se sintiera un poco seco el cabello, se puede aplicar un poco más de aceite en las puntas,  en pequeñas cantidades y sin enjuagar. ¡Con esto se obtiene un brillo e hidratación increíble desde la raíz hasta las puntas!

Otra cosa que se puede hacer y que funciona muy bien, es añadir un poco  de aceite de macadamia al acondicionador, unas pocas gotitas, y aplicar el acondicionador con normalidad. Si te va a secar el cabello con secador de pelo después de la ducha, se recomienda aplicar un poco de aceite en el cuero cabelludo, ya que éste empuja las moléculas de agua más rápidamente haciendo que el secado sea mucho más rápido y que el pelo esté menos tiempo expuesto al calor del secador.

Este aceite además ayuda mucho en el control del frizz y para los rulos indomables así como para los tratamientos de color. Se debe aplicar un poco de aceite en el cuero cabelludo y pelo antes de realizarse el color, lo que ayudará a que éste se absorba mejor, aumentará el brillo y el efecto del color después del proceso de coloración.

Como pudieron ver, el aceite de macadamia tiene infinitas propiedades muy beneficiosas para el cabello y cuero cabelludo, tiene rico olor, es ligero y nos ayuda a solucionar muchos problemas comunes de nuestro cabello. Por todo esto les digo que prueben este producto y experimenten sus increíbles efectos de brillo, nutrición, fortaleza de la fibra capilar y suavidad ¡Estoy segura que al igual que yo, lo amarán!