Se dan a conocer detalles de Tallis, la logia secreta de "El Temucano" y sus abusos

Mujeres víctimas dieron su desgarrados testimonio.

Hace unas semanas se dio a conocer una ola de denuncias a Tito Fernández "El Temucano" por abuso sexual.

Es hoy que se publica un reportaje que detalla de qué se trataba Tallis, la logia secreta del hombre que operó en 2010 y donde se hacía ver como un maestro.

Fernández inducía a sus miembros a realizar sacrificios sexuales con tal "de que pudiera mantenerse brillando como una luz para el mundo”.

Diversar víctimas relataron a The Clinic su testimonio asegurando que Fernández decía ser un "ser intocable". “Sentía que por contárselo, él prendía una vela y me iba bien. Yo lo quise un montón, como un padre, como mi maestro. Entendía que lo que pasó había sido un sacrificio espiritual y, después de eso, se convirtió en mi Tata, mi padre ausente”, dijo una de ellas mientras que otra admitió que tenía tan idealizado a El Temucano que en cuanto se cuestionó su labor en Tallis no prestó atención a nada. “Me dice que el trabajo consistía en que yo tenía que entregarle mi energía sexual al maestro. Recuerdo que sentí un frío enorme en mi cuerpo, pero no podía demostrarlo: ¡Él era el maestro!”, expresaron ambas fuentes.

“Él quería que yo, por ser bailarina, me sacara la ropa de algún modo sexy y a mí no me salía. No podía actuar. Y me violó. No tuvo ni un cuidado, ni un gesto cariñoso. Para él, nosotras éramos esclavas sexuales, nada más”, develó otra víctima.

En siete ocasiones estas mujeres debían tener relaciones sexuales con Fernández para quedar unidas con el "cordón azul" y el "traspaso de energía", que era la posterior cita una vez que entraban a Tallis se realizaba en un motel de Ejército con Toesca.

“Siempre tenía la duda de si lo estaba culpando sin razón, o si en verdad el viejo era malo y turbio. La cuarta vez le dije, con mucho respeto, que no tenía ganas de ir, que cumplir con ese compromiso para mí no era agradable. Me respondió que ese encuentro tenía que ocurrir, porque ya estábamos ahí, que la cuarta vez era la más importante, porque sellaba la unión con el cordón azul”, expresó una de las denunciantes.

EN ESTA NOTA