Deconstrucción y una paleta neutral son las claves de Margiela en París

John Galliano dio alas a las mujeres de Margiela con plumas atadas a sus cabellos, a los hombros de un vestido o a una chaqueta.

El diseñador siguió deconstruyendo el vestuario femenino, transformando por ejemplo una gabardina en un vestido sin tirantes, y jugó con la fantasía y el humor para los accesorios.

Las modelos, pájaros migratorios o pasajeras en zona de embarque, llevaron bajo el brazo lo que parecían almohadas, lucieron antifaces para dormir y etiquetas de maletas colgando del pelo o la falda, en las que se leyó  "First class" o "Priority".

EN ESTA NOTA