La moda de Armani, un oasis de alegría en la semana de la moda en Milán

Una colección alegre, vaporosa y llena de colores fue lo que mostró en la pasarela.

El gran maestro de la moda italiana, Giorgio Armani, evita toda referencia a la dura realidad del mundo, a terremotos y huracanes y propone en Milán una colección alegre, vaporosa, llena de colores.

"No es porque el mundo esté triste que tenga que optar en mis desfiles por una moda triste", ironizó este viernes con la prensa el veterano diseñador, de 83 años, al término de su desfile en el elegante Teatro Armani.

La colección para la primavera-verano 2018 resalta sobre todo por su modernidad, sus colores vivos y sus cortes impecables. 

El verde manzana combinado con rosado parecen salidos de la paleta de un pintor, mientras toques de luz iluminan los pantalones negros, con accesorios de bolas y rechinantes chaquetas cortas azules y rosadas que emanan alegría como las pinceladas de un artista.

La receta de Armani es combinar sobriedad con arte, dice uno de los asistentes. "Frente a la tristeza, respondo con el color", explica el maestro, que emplea tonos fuertes y deja en el armario su legendario gris perla así como los tonos crudos que lo identificaron por años. 

El veterano diseñador italiano propone una sinfonía de tonos pastel, mezcla flores suaves que parecen salir de acuarelas o de trabajos gráficos y llega a proponer inclusive prendas satinadas y lentejuelas. "Es un homenaje al arte pictórico, a un tipo de impresionismo", sostiene.

Las chaquetas llevan dobladillos asimétricos, las faldas son plisadas y brillantes, todo fiel a la "elegancia lineal y sofisticada de Armani", sostienen los expertos.

Como es su costumbre, el estilista apareció al final del desfile, con un suéter azul marino colgado de los hombros y pantalones oscuros, para recibir la ovación del público. 

Un público fiel y lleno de celebridades entre ellas Charlene de Mónaco, Cate Blanchett, el campeón de Fórmula 1, el británico Lewis Hamilton.

Después de un año difícil marcado por un descenso en las ventas, el grupo de lujo italiano fundado por Armani anunció en julio una importante reorganización de sus marcas para responder a los "constantes cambios del mercado"

Armani Collection y Armani Jeans van a ser absorbidos por el grupo Emporio Armani con el fin de concentrarse en el lujo con la marca Giorgio Armani o en la moda con la firma Emporio Armani

La firma italiana cuenta actualmente con unos 3.000 puntos de venta en todo el mundo y el grupo quiere racionalizar esa red. 

En 2016 el grupo facturó 2.510 millones de euros, con una reducción de un 5%, aunque el beneficio neto aumentó de un 12%, de 271 millones.