Manual de estilo: abrigos peludos y envolventes

Un fur coat es una excelente alternativa para destacar en esos días fríos.

El invierno es un dilema, queramos o no. Luchar contra el frío vistiendo por capas es la invitación para así no ganarnos un resfrío, pero lograr un look admirable en días grises es más complejo de lo que parece. 

¿Qué ofrecen las vitrinas? Abrigos peludos y envolventes que esta temporada están más visibles que nunca. Alejados hace rato de la noche, esta prenda ofrece distinción, confort y asegura calor.

Lo bueno de los "peludos" es que debajo de ellos puedes andar más ligera. Por otro lado, un look de básicos sube de categoría llevando uno de ellos.

Como toda prenda, los fur coats -como también se les conoce- cuentan con algunos tips a considerar antes de adquirir uno. Al usar una prenda tan trasgresora como esta, el llamado principal es a colgarse justamente de eso y no ponserse límites... ¿te atreves? Si todavía no, considera en probar con alguno que no sea tan grueso, de preferencia corto y similar a una chaqueta cualquiera.

Si te gustó la idea continúa con una propuesta más envolvente y con color. Uno muy combinable es el de forma y textura clásica. Aquellos que cubren las caderas son ideales para disimular la zona, pues otorgan volumen en los hombros y espalda, borrando las curvas.

¿Enamorada? Entonces lánzate con los pelos y lúcete con el diseño más rimbombante de todos.

Fotos: Oscar Andreé

 

 

EN ESTA NOTA