New York Times destruyó el desfile de Lanvin en París

“Cómo destruir una marca en tres años” es el titular con el que sepultaron la nueva colección de la marca.

En Lanvin, el nuevo director artístico Olivier Lapidus, que asumió el reto de relanzar la firma en dificultades económicas, presentó una colección de estilo depurado, con la voluntad de llegar a las nuevas generaciones.

Solo dispuso de un mes para diseñar las prendas, tras haber sido nombrado en julio para suceder a Bouchra Jarrar por la principal accionista de Lanvin, la china Shaw-Lan Wang.

"Para partir de una página en blanco, había que hacer algo bastante dinámico", explicó el diseñador, en cuya colección predominaron los vestidos negros o bordados de arriba abajo con el antiguo logo de la firma fundada en 1889.

Pero todo el esfuerzo no fue del gusto de varios, y el New York Times sepultó la colección con este titular: “Cómo destruir una marca en tres años”.

En la columna, Vanessa Friedman asegura que el diseñador, hijo del reconocido Ted Lapidus, trajo de vuelta prendas como la falda tulipán, el dobladillo asimétrico, el “Little black dress” y el cinturón triple, pero se olvidó de una cosa.

“Lo que no trajo de vuelta: la elegancia, la calidad y una clara identidad para la marca”, dice la destacada crítica de moda, que sólo destacó como positivos unos zapatos planos con un moño con los que las modelos “por lo menos podían caminar”.

“Quizás es muy pronto para juzgar; quizás las cosas van a cambiar. Si no lo hacen, Lanvin pronto no será conocida por ser la casa de alta costura más antigua, si no un caso de estudio para las escuelas de negocio de cómo destruir una marca en tres años”. ¿Estás de acuerdo con sus palabras?

EN ESTA NOTA