Moda Vintage, una manera de ayudar al medio ambiente

¿Amante de la moda? La Fashion blogger Javiera Correa nos enseña a sacarle provecho a la ropa usada y a su vez a contribuir con el planeta.

¿Qué iquiqueña o iquiqueño no ha comprado ropa usada? ¿Yo creo que todos o no? Desde hace años existe esto en nuestra ciudad, y tal vez para nosotros no es novedad, pero hoy en día Iquique podría ser uno de los polos de la ropa usada en Chile. El año 2009, ingresaron más de tres mil toneladas de ropa usada a la ciudad, provenientes de Estados Unidos, China y Europa. Esta cifra no es menor y con los años ha ido aumentando.

En Iquique hay tres lugares conocidos que pueden visitar, para encontrar estas prendas, la Zofri, el Terminal Agropecuario y la Quebradilla, ubicada en Alto Hospicio. No les ha pasado que viene alguien de otra ciudad y les pide conocer las partes icónicas de la ciudad, y obvio que uno piensa en las clásicas postales, como Cavancha, Playa Brava, Paseo Baquedano, El Cerro Dragón, La Zofri, Humberstone, Pica, La Tirana, pero es aquí donde las cachureras y cachureros me entenderán, no podemos dejar pasar la oportunidad de llevar a esa persona, a nuestra gran y única picada iquiqueña, la ropa usada.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por CURATORÍA BY JAVI CORREA (@byjavicorrea) el

Hay personas que les gusta vestirse 100% de ropa usada con el fin de reducir laproducción del retail, la cual en varios casos conlleva explotación de personas, contaminación y altos precios. Si seguimos ahondando en ese tema pensamos automáticamente en la  sustentabilidad que debería existir hoy en día, en la vida de cada persona, para así ayudar al medio ambiente a que no se deteriore cada día más.

En los años 60, la ropa usada se puso de moda, pero hoy en día es una tendencia, que tiene un nuevo capítulo en el tiempo y además un estilo de vida a seguir. ¿Sabías que la ONU determino que la industria textil es la segunda más contaminante del mundo después de la industria petrolera?

Ya mencionado lo anterior, hablemos de lo que nos convoca, la maravillosa y económica ropa usada.

¿Podemos encontrar en la ropa usada, ropa vintage? La ropa usada a diferencia de la ropa vintage, como bien dice el nombre, es una prenda que ha tenido uso. Este tipo de ropa, se puede seleccionar por su calidad, marca y estilo, siendo estas las maneras de cómo se fijan sus precios. Es por esto que tiene tanto alcance la ropa usada, sobre todo en los jóvenes, que buscan exclusividad y precios económicos.

Y por otro lado la ropa vintage, si clasifica dentro de la ropa usada, pero su gran diferencia está en la historia de esta prenda, que como mínimo debe tener 20 años antigüedad. Qué misterios debe haber detrás de esas prendas que han pasado por tantas personas, años y anécdotas. Hacen que me den más ganas de tener una en mi closet y revivir un pedazo de historia.

Además otro ítem para ser clasificado dentro de ropa vintage es que tenga buena manufactura y calidad, así como también que este hecho a mano, lo que lo convierte en un objeto de colección. Y es muy importante destacar que la marca de la prenda es relevante al momento de comprar, ya que si nos encontramos con un abrigo Gucci, de 20 años de antigüedad, lo más probable es que nos cueste incluso más caro, que uno de una colección actual.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Javiera Correa (@javicorreamedina) el

Si nos ponemos a ver las tendencias actuales, son, por ejemplo, el “power suit” o traje de dos piezas que se usaba en los años 80, con líneas retro, puntos, de terciopelo , de paño, con botones dorados bien extravagantes. Y obvio que todas los queremos, porque lo vemos en todas las revistas, actrices e “it girls”. Pero el problema cuando vamos a comprarlo cuando nos lo probamos, pues vemos el precio y ya es un ¡ADIÓS rotundo!

Entonces es este el momento en que las iquiqueñas e iquiqueños nos acordamos de nuestro querido rincón de ropa usada. Les cuento un caso personal, venia llegando de Santiago a Iquique, con el mismo dilema, quería todos los blazers del mundo y no iba a pagar una millonada por ellos, así que fui al terminal agropecuario a comprar al segundo día que llevaba en la ciudad. ¡Es que no adivinan lo que encontré! Me compre 5 blazers vintage, con cortes ochenteros, hombreras, detalles únicos, materialidades que hoy no encuentras y además en sus etiquetas decían made in Paris… ¡eran objetos de culto!

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Javiera Correa (@javicorreamedina) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por CURATORÍA BY JAVI CORREA (@byjavicorrea) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Javiera Correa (@javicorreamedina) el

Y es que hace años, elmercado de la ropa estaba dirigido a un público específico, alejándose de la idea deproducción masiva, que ha creado el “fast fashion”. Además los modelos de los blazers eran los mismos que veía en todas las tiendas, y ¿adivinen por cuánto compre todo? $15.000, y es en ese momento que me declare más fan de lo que soy actualmente del mundo vintage.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Javiera Correa (@javicorreamedina) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Javiera Correa (@javicorreamedina) el

Lo genial es que la moda es cíclica, todo siempre vuelve, gracias a las casas de moda y diseñadores, buscan inspiración en las tendencias de los años 60, 70, 80, 90, que vestía la gente y que también se lucían en las pasarelas. Así que un consejo, no se deshagan de sus prendas iconos, guárdenlas como tesoro, porque en un par de años eso será un “must” del momento y se volverán en prendas vintage, dependiendo de sus características. ¿Quién no le ha sacado un chaqueta a la mamá?, ¿o un abrigo a la abuela?, a eso voy con que la moda es cíclica.

Cada día la ropa usada se vuelve más deseada por todos, ya que, más gente está en busca de esa exclusividad, originalidad y precios que otras tiendas no ofrecen. El estilo vintage está de moda, incluso en el “retail” o “fast fashion” que trata de imitar la ropa como si fuera de segunda mano. También es una forma de conseguir prendas únicas, llenar de carácter tu guardarropa y crear un estilo distinto a los demás y es aquí donde cito a mi musa Coco Chanel: “Para ser irremplazable, sé siempre diferente”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por CURATORÍA BY JAVI CORREA (@byjavicorrea) el

Y si nos ponemos a hablar de las cosas vintage que hoy están de vuelta podríamos mencionar por ejemplo: las chaquetas de jeans oversize, las mini faldas de cuero, los blazers de tela, las boinas, las botas blancas, los mom jeans, los abrigos de pieles sintéticas, los beatles y muchas cosas más. Esta tendencia vintage, es un equilibrio que se puede hacer con prendas contemporáneas, con las que podemos ir jugando y armar un look único. Una propulsora de esta tendencia es la “it girl” “Alexa Chung”, modelo inglesa, que tiene un sello único llamado vintage.

Una persona que me gustaría mencionarles, es a Jessi Arrington, diseñadora estadounidense de 36 años, que recorre las universidades de su país y Europa, dando charlas sobre cómo vestir con ropa usada, y cuál es el propósito de ello.

Vi su charla llamada “No usar nada nuevo (Wearing nothing new)” en la Pagina TED, donde ella cuenta como realiza sus viajes con una maleta solo con ropa interior. Y es cuando llega al lugar, donde compra ropa usada para utilizar todos los días de su estancia, por menos de 50 dólares. Y lo más importante de todo es que antes de regresar a casa, dona todo a distintas personas o fundaciones, con el sentido de dejar ir, ella menciona que “no es necesario apegarse emocionalmente a la ropa”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por CURATORÍA BY JAVI CORREA (@byjavicorrea) el

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por CURATORÍA BY JAVI CORREA (@byjavicorrea) el

Y es gracias a toda esta información, que desde hace un par de años, mi closet se ha vuelto mixto, donde voy adquiriendo prendas de colección, ropa usada o ropa de “retail”. Y es así como armo mis looks, porque me gusta que tengan un sello único, que en este caso sería la historia que hay en una prenda usada, o la tendencia de la ropa de “retail” o “fast fashion”, o la materialidad de una prenda vintage, que hoy en día son un objeto de culto.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por CURATORÍA BY JAVI CORREA (@byjavicorrea) el


¿Quieres ser parte
de la comunidad AR13?

Inscríbete en nuestro Newsletter y recibe contenido exclusivo sobre tus temas favoritos.

Suscríbete

EN ESTA NOTA