Maternidad y emprendimiento ¿Se puede?

Me gusta mucho la idea de poder contarles cómo se puede.

He leído muchos instablogs que ponen sobre la mesa la parte poco amable de la maternidad: el cansancio, las horas sin dormir, las pataletas de los niños y todo lo difícil que es saberlo llevar. Y es obvio, porque estamos criando y formando una persona, nadie dijo que era sencillo.

Siento profundamente que en vez de ser una red de apoyo para las mamás –sobre todo primerizas- se le ha dado una connotación negativa a la maternidad Acá me quiero detener y espero que ustedes que me leen (madres y padres) puedan darle una vuelta a esta idea.

¿Es difícil emprender o trabajar en una empresa convencional en este escenario? Claro que sí. Si fuera fácil no tendría un sabor de victoria cuando se cumplen objetivos. Esto es lo esencial que deben recordar.

Les cuento mi historia. Yo soy publicista y trabajé varios años en agencias grandes,  para marcas importantes y muchos clientes que dependían de nuestra gran estrategia para comunicar sus productos. Es un trabajo súper estresante pero donde  lo pasas súper bien.

Trabajaba todo el día y muchas veces en la noche, casi horario de médicos de urgencia porque siempre existen pendientes que eran “para ayer”, lo que empezó a pesarme en mis compromisos personales. Incluso llegaba tarde a los cumpleaños de mi familia. Pero también salía mucho a bares a celebrar los triunfos con los colegas, además sin mayores responsabilidades, iba todo bien.

Pero cuando quedé embarazada, trabajé hasta el último día antes de salir de pre-natal -por cierto hasta muy tarde- porque quería dejar todo listo para que casi no me extrañaran. Algo habitual en mí porque soy súper trabajólica.

Cuando estuve en mi pre y post natal, me di cuenta que afuera de la agencia había vida, habían padres que sí estaban en los parques con sus niños a las 5 de la tarde, podías ir hacer trámites tranquila, no tenías que pedir permiso para llegar con tiempo al cumpleaños y cuando pensé en volver a trabajar con mi guagua y la angustia de tener el mismo ritmo, decidí no volver y renuncié. Finalmente ser mamá, me dio una nueva energía para atreverme.

Y acá estoy, llevo 3 años emprendiendo, me dieron una gran oportunidad y acepté tirarme a la piscina, abrir mi propia agencia y luchar con el impuesto mensual. Partí un año trabajando en el comedor de mi casa, paraba entre comidas, pañales, y escuchando de fondo a Masha y el oso; al año siguiente logré arrendar una oficina y tener un tiempo porque mi hijo estaba en el jardín, pero comenzaron los virus del invierno y de vuelta a la casa a ser enfermera y seguir trabajando. Y así todos los meses hay una contingencia que con ayuda y entendiendo que no soy súper héroe, he podido seguir.

¿Cuál es el secreto? Constancia. Como lo expresé anteriormente en esta columna: es difícil, pero con gustito a gloria cada vez que se proponen y trabajan nuevos proyectos.

Deben tener claro que emprender no significa tiempo disponible. Se trabaja mucho, más que siendo empleados. Sobre todo si eres mamá o papá, porque debes dividirte en dos: criar a tu hijo/a y cumplir con el trabajo. Verás que hay días en que debes laburar toda la noche  para poder entregar un informe, pero ganarás mucho, como por ejemplo: no tener que pedir permiso para llevar a tu hijo al doctor o jugar con él en el parque.

Si ustedes quieren emprender y tienen una idea en la cabeza, ¡háganlo! No busquen excusas, estudien la idea y conviértanlo en realidad.

Acá les comparto varios tips para que puedan emprender y criar.

1.- Rayar en un papel los PRO y CONTRA de emprender. Si ven que hay negativos, piensen en cómo darle una solución a esos que le impiden tomar la decisión.

2.-Red de apoyo. Es fundamental contar con familia y amigos que los puedan ayudar con el cuidado de sus hijos. Sobre todo cuando tienen que ir a reuniones o se enferman, o simplemente  que te ayuden un rato cuando ya no puedes más. Pedir ayuda es bueno y tus niños quieren a alguien feliz y no angustiado.

3.- Ser independiente. Nos olvidamos de la cobertura de salud. Hagan todo lo posible de poder pagar sus propias cotizaciones para poder tener tranquilidad en el tema de salud con sus niños.

4.- Busquen un buen contador/contadora que les expliqué con peras y manzanas. Si tienen que preguntar 100 veces para entender, háganlo.

5.- Si les cuesta trabajar con sus niños, hay muchos lugares y café donde tienen wifi y a la vez hay espacio para que los niños jueguen. Por ejemplo la Biblioteca de Santiago, hay guaguatecas y talleres para niños, ahí pueden compartir y trabajar.

6.- Hay muchos fondos, como Sercotec que apoyan con capital para comenzar un emprendimiento. Basta una buena idea y que se crean el cuento.

7.- Constancia y paciencia. El éxito no llega solo. Hay que trabajar para conseguirlo.

Sí. Se puede ser mamá y trabajar. Porque finalmente la maternidad te despierta esa energía que no sabías que tenías.

Cariños Lola.