¿Qué hacer si deseo tener un hijo sin pareja?

Impensado hace unas décadas, hoy son cada vez más las mujeres que optan por un nuevo proyecto de familia, un embrazo sin pareja.

Impensado hace unas décadas, hoy son cada vez más las mujeres que optan por un nuevo proyecto de familia, un embrazo sin pareja. Denominado a nivel social como “maternidad singular o maternidad sin pareja por elección”, esta tendencia mundial también ha llegado a Chile.

Lo primero que recomiendan los expertos es consultar a un especialista en Reproducción Asistida para confirmar la salud reproductiva de quien desea lograr un embarazo. En ese punto es muy relevante la edad y salud, en general, de la paciente. A mayor edad se van acotando las posibilidades, pues los casos se vuelven más complejos. 

En IVI Santiago centro especialista en medicina reproductiva existen tres métodos, que permitirían lograr la maternidad, en estas condiciones:

1. Inseminación Artificial Intrauterina con banco de semen. Este procedimiento, de baja complejidad, es recomendado para pacientes menores de 38 años, que cuenten con una reserva ovárica suficiente. Consiste en la introducción de espermatozoides (de un banco de semen) en el interior de la cavidad uterina. La inseminación se realiza con una cánula que pasa a través del cuello uterino y que permite introducir la muestra en el interior del útero.

2. Fecundación In Vitro (FIV) con banco de semen. Este tratamiento, sugerido para pacientes más cercanas a los 40 años, consiste en la unión del óvulo con el espermatozoide en el laboratorio -in vitro-, con el fin de obtener embriones ya fecundados para transferir al útero materno.

3. Ovodonación con banco de semen. Procedimiento recomendado para pacientes sobre los 45 años o que presenten alguna enfermedad ovárica, que les impida utilizar su propio material genético. Este tratamiento, requiere el uso de óvulos donados, además del uso de esperma del banco de semen.

Debido a las implicancias emocionales de esta opción, desde la Unidad de Apoyo Psicológico se recomienda considerar los siguientes consejos:

1. Reflexionar sobre esta decisión. Evaluar cómo me afectará un posible cuestionamiento social, que puedan afectar tanto a la madre como futuro hijo.

2. Trabajar en la construcción de un relato para ese hijo, que le permita a la futura madre enfrentar la ausencia del progenitor. “En el espacio terapéutico preparamos a la paciente, validando las decisiones que ella tomó, para cumplir su deseo de maternidad”.

3. Definir una red de familiares y amigos cercanos, que la acompañarán en su maternidad. 

4. Trabajar la ansiedad en relación con posibles cuestionamientos de parte del futuro hijo. Este temor desaparece en la medida que, durante las distintas etapas de desarrollo del niño, se ha acompañado su crecimiento con la narración verídica de los hechos.

Infórmate sobre los proyectos de familia en este link



EN ESTA NOTA

Descubre la nueva Señal 13Prime