5 colaciones con las que no necesitas preocuparte de las calorías

¡Pon atención!

Si bien es importante entender cuál es el aporte calórico en nuestra alimentación, vale destacar que las calorías son secundarias. Y es que cuando nos enfocamos en contarlas, generamos una relación obsesiva y racional con la comida que nos impide conectarnos con la experiencia de alimentarnos que involucra todo nuestro ser.

El coach nutricional Matías Novoa, autor del libro Método Kinu y quien ha encaminado a algunas actrices chilenas hacia la alimentación saludable,  nos entrega cinco opciones de snacks saludables que puedes integrar a tu dieta sin problemas.  

Aceitunas: Excelente fuente de grasas monoinsaturadas, alto contenido de vitamina E y poderoso antioxidante. Además, son una buena fuente de fibra y muy bajas en carbohidratos simples. Solo 92 calorías en 80 gramos de aceitunas.

Palitos de zanahorias con pesto: Esta es una deliciosa opción que te entregará saciedad, sabor y nutrición. Para el pesto solo necesitas albahaca fresca, aceite de oliva, nueces, jugo de limón y un poquito de sal.

Frambuesas: Estas deliciosas bayas son una gran opción baja en calorías y cargada de nutrientes. Una taza solo contiene 64 calorías, pero está cargada de fibra, vitaminas y minerales.

Huevo duro: Los huevos son uno de los alimentos más nutritivos del planeta. Un huevo duro solo contiene 77 calorías. Pero en esas pocas calorías encuentras 6 gramos de proteínas completas y 5 gramos de las mejores grasas, una buena dosis de vitaminas y minerales y gran versatilidad, sabor y saciedad.

Almendras: Estas semillas son ricas en grasas saludables, antioxidantes, vitaminas y minerales. Además, al contener la mezcla perfecta de proteína, fibra y grasas, te entregan saciedad con una pequeña cantidad de almendras. Asimismo, son un buen apoyo al control de glucosa en sangre y, al ser una buena fuente de triptófnao, facilita la producción de serotonina, importante neurotransmisor que controla nuestro estado de ánimo entre otros importantes procesos.

Ya lo sabes, cuando basas tu alimentación en alimentos reales no necesitas contar calorías y, lo más importante, aprendes a conectarte con las señales que nos entrega el cuerpo. Así entendemos cuando estamos saciados y de paso aprendemos a identificar el hambre física de la ansiedad, provocando como resultado que nuestro nivel de energía y bienestar aumenten de manera significativa.


¿Quieres ser parte
de la comunidad AR13?

Inscríbete en nuestro Newsletter y recibe contenido exclusivo sobre tus temas favoritos.

Suscríbete

EN ESTA NOTA