El dentista de los chicos reality cuenta qué se hacen sus famosos clientes

José Luis Ochoa atiende a bellezas y modelos.

Con su acento colombiano y su sonrisa pep, José Luis Ochoa se metió sin quererlo en el mundo de la farándula local. El “dentista de los famosos”, como lo llaman sus clientes, es el Director de Centro de Sonrisas y conoció a su primer paciente del mundo del las luces en un mall. “La verdad fue todo muy casual. Un día estaba en el mall y me encontré con Sandy Boquita. Me vio con uniforme, le llamó la atención eso y se me acercó. La invité a la clínica.”, cuenta entre risas.

Al resto de los chicos reality llegó porque el mejor amigo de Vesta Lugg, Suro Solar, tiene tratamiento con él y así comenzó a recomendarlo.

José Luis admite que le gusta el espectáculo. Mejorar la sonrisa de los rostros de TV le ha traído beneficios y a veces asiste a los eventos como uno más. “Es entretenido ser parte de ellos y el círculo social que se me ha formado es diferente”, revela.

“La verdad es que les importa bastante la sonrisa a los famosos. Todo entra por los ojos y ellos lo saben”.

¿Cuáles son los tratamientos que más piden los famosos?

“Recurren a blanqueamiento dental. Si tienen dientes bonitos se hacen limpieza y blanqueamiento. Si no, nos sentamos, evaluamos y definimos tratamiento. Nosotros perfeccionamos sonrisas, alineamos, vemos bordes, anatomía, coronas y carillas”.

Y las chicas reality que son casi perfectas, ¿qué buscan?

“Aylén, viene de Argentina con ortodoncia invisible. Usa una plaquita porque tiene un diente hacia adelante y está alineando su sonrisa. A ella le hago limpieza y blanqueamiento”.

¿Y su pololo también ha ido al centro?

“Sí. Marco ya tuvo la ortodoncia invisible. La traía de antes y le retiré los botones que le dejan e hice una limpieza y blanqueamiento también”.

Te hemos visto posando de lo más feliz con Camila Andrade… ¿Qué se hizo?

“A Camila Andrade le hice un blanqueamiento. Para Miss Univero le habían alineado unos dientecitos montaditos y emparejaron pero con ella lograremos que se vea todo más simétrico ya que tiene desgaste en los bordes”.

¿Además del blanqueamiento y la limpieza, te piden procedimientos más complejos?

“No tanto, pero las carillas requieren más de tiempo. Con las carillas dentales podemos mejorar forma, color y tamaño. A Camila Recabarren le hice carilla. No tenía sonrisa fea pero le faltaba protagonismo. Le alargue un poco más los centrales. Hicimos algo muy sutil y como ella es alta se ve bien”.

¿Alguna anécdota que contar?

“A Camila la conocí en el mall también  y la invite a la clínica. Ella estaba en MAC y yo acompañaba a una amiga. Cuando sonreí, vio mis dientes y me habló”.

Una de sus pacientes con tratamiento más prolongado es Eugenia Lemos. “Con la Euge vamos a expandir el maxilar con ortodoncia lingual y veremos si agrandamos con carilla”, especificó.

José Luis fue quien le sacó la muela del juicio a Camila Recabarren cuando se encontraba en el granero y gracias a Aylén Milla también llegó a Bárbara. “A algunos los atiendo por canje y otros tienen un precio por descuento”, aseveró.