El fenómeno Ignacia Antonia: La influencer que nació del anonimato

Niñas y adolescentes quieren ser como ella. Padres parecen no entender el origen de su fama ¿Cómo lo hizo esta joven estudiante de Puente Alto para arrasar en la web?

Ignacia Antonia tiene 17 años de edad y millones de seguidores en redes sociales, precisamente cuatro en TikTok y 1,4 en Instagram. El fénomeno que causa en la web no es algo que ella pueda explicar, por lo que no resulta extraño que muchos se lo pregunten. La adolescente no cuenta con parentesco alguno ligado al mundo de la televisión y las luces, no es la influencer convencional que estamos acostumbrados a ver y consumir. Sus pares hoy son personajes televisivos que vimos nacer en realities, en la retro farándula, en series y programas juveniles extintos, hijos de actores y de grandes figuras de tevé…  ¿Cómo lo hizo esta joven para arrasar en Instagram desde el anonimato?

Followers: 0

Tras el fin de Dubsmash, la famosa aplicación de lipsync, a Ignacia su prima le mostró Musical.ly en 2017 e ignorando que se trata de una red social comenzó a usarla. "Yo no había entendido que esta era una red social y no simplemente una aplicación. Hace dos años y medio empecé a usar Musical.ly con mis amigas del colegio que sabían hacer belly dance. Yo antes no podía hacerlo, no me salía. Ellas hacían solas sus videos, yo no participaba. Eso me provocaba frustración, que ellas pudieran moverse así y yo no. Me puse a practicar mucho pero solo para poder jugar con mis amigas y funcionó", explica la ahora reina del belly dance.

*Lipsync: sincronía de labios acorde con vocales habladas o cantadas.

*belly dance: disciplina de baile artística, más conocida como danza del vientre.

Dos meses estuvo Ignacia frente al espejo haciendo los pasos de la danza del vientre, que hoy se emplean en el mundo de la web como técnica para mover el abdomen al ritmo de la canción del momento, la que no necesariamente es árabe, de hecho casi nunca. El primer challenge de Ignacia haciendo belly dance fue con un hit de Drake, el popular “controla challenge”.

*Challenge: en el mundo digital se trata de un reto en video que se ha convertido en viral, es decir en popular.

Antes, la adolescente había debutado en Musical.ly, actualmente TikTok, con una interpretación de Ana Gabriel y Vikki Carr, jugando a ser ambas dentro de un mismo video, que ya no existe.

Followers: 50 k

Llega Max Valenzuela desde San Bernardo a la casa de Ignacia, ubicada en Puente Alto. La conversación es interrumpida con un beso y muy profesional Ignacia invita a su pololo a conversar con su madre en el patio de su casa. En el living “estoy dando una entrevista, por favor”, pide silencio. Ignacia ya tiene experiencia frente a los medios, sin ir más lejos protagonizó un reportaje en el noticiero de TVN que le significó 10 mil seguidores en apenas 20 minutos de pantalla.

La televisión no se acercaba a ella por primera vez. En el verano de 2018 el matinal de TVN la llamó para ser el doble de Shakira. Fue Max Valenzuela quien dio el contacto de Ignacia, pues la producción necesitaba público que llegara al estudio de “Muy Buenos Días”. Ignacia era perfecta.

La joven hacía juntas en distintas plazas de la capital muy exitosas y esta es una tendencia en el mundo de los “tiktokers”. Aquellos que son populares invitan a sus seguidores a encuentros cara a cara para que se conozcan, puedan compartir y tomarse fotos.

*Tiktokers: aquellos usuarios que tienen cuenta en la aplicación TikTok, sin embargo se llama de tal forma a quienes han alcanzado un número alto de seguidores.

“Después de tres juntas me llama el muser número uno de Chile, alfre.okay, para comentarme que había sido invitado a Los Angeles a VidCon, y ya de vuelta quería reunir a los mejores musers de Chile. Eso fue lo máximo para mí. Hicimos un mega evento en Chile, con los mánagers de la aplicación, quienes me dijeron que en mí veían potencial”, expresa Ignacia como si estuviese relatando un cuento y no podía ser distinto, si en ese entonces la joven seguía viendo como un juego toda su popularidad. En mi cabeza todo seguía siendo como un súper juego, yo simplemente jugaba hasta que un día le dije a mi papá que quería hacer juntas sola y me apoyó. Fui a Conce, tenía 80 mil seguidores”, recuerda.

Followers: 120 k

Ya en TVN esperando ser la mini Shakira chilena, Ignacia quiso irse a su casa, de puro nervio. En recepción del canal estatal figuraba con su padre, pero la alcanzó una productora del programa y desistió. Tras distintos ensayos y muchas críticas, logró pararse frente a su público: niñas que la admiraban en TikTok y que habían llegado a apoyarla. Recién cayó en cuenta de lo que estaba generando, siendo muy joven, con un celular en las manos y nada más, hoy el sueño de cualquiera de su edad.

Followers: 300 k

La popularidad estaba con Ignacia, hace un buen rato, sin embargo el marketing todavía no hacía lo suyo. En Chile las formas de fichar influcencers se sustentan en Instagram pasando por alto otras redes sociales, sobre todo las nuevas. Hay mercado que todavía contempla la pantalla televisiva como puntapié a la hora de gestionar sus contratos y por lo mismo, tras ser Shakira y salir en las noticias, tres conocidas marcas posaron sus ojos en Ignacia, la niña fenómeno de la web, la influencer que nació del anonimato.

“A los pocos días me llamó una tienda de ropa, que quería hacer canje, y me ofrecieron una sesión de fotos para celebrar que había llegado a los 300 mil seguidores. Para mí eso fue determinante. En abril empecé a subir muy rápido y la misma tienda me volvió a llamar para saber si quería sacar una línea de ropa con ellos. Les dije que sí. El Apumanque se llenó de niñas, los tres pisos repletos de personas, fue fuerte”, cuenta todavía impresionada.

“Al tiempo me llaman desde la aplicación Musical.ly y me dicen "ahora tú eres la número uno de Chile y queremos que vengas a Los Angeles, a VidCon", expresa con una sonrisa que no le cabe y que emana a través de sus ojos. Ya eran 900 k de followers en TikTok.

Followers: 1 M

En Instagram Ignacia comenzó a crecer de una forma que ya la quisiera cualquier influenciador. Su rostro, cada día más familiar gracias a distintas campañas, la llevó a organizar juntas con sus “fans” en países vecinos, tras un éxito inesperado en México. Argentina y Perú duplicaron las 500 personas que había alcanzado a reunir en un día de lluvia torrencial en el país azteca. Recién Ignacia se empieza a tomar en serio su éxito.

*fans: en términos digitales, los “fans” no significan lo mismo que en la industria del entretenimiento. “Fans” en TikTok son lo mismo que “seguidores” o “amigos” en redes sociales.

“Estuve en fiestas llenas de famosos, era otro mundo. Alojé en la mansión de Musical.ly con los mejores musers de latinoamérica, mi pieza era como un penthouse. Ha sido el mejor viaje de mi vida. Tenía 16 años”, comenta sobre su experiencia conociendo VidCon, en Los Angeles, representando a Chile.

Followers: 4 M

En TikTok Ignacia supera los 4 millones de “fans”, niños y niñas que quieren ser como ella. Cuenta de ello es que la joven derribó la moda infantil de la trenza veraniega con conchitas en el pelo y como apareció en la red social con argollas plateadas impuso un nuevo estilo: no faltó niña que replicó este peinado en sus últimas vacaciones.

Con TikTok no solo llegó la fama, sino el amor. Ignacia conoció a Max después de una desilusión. “Yo me sentía súper extraña porque con mi ex pololo lo pase muy mal. Fue una mala experiencia. Él prefería salir con sus amigas en vez de verme, se quedaba a dormir con ellas, para mis 15 años llegó pasado a copete a mi cumpleaños, y así mil cosas. Yo no estaba acostumbrada a que me dijeran "que linda te ves hoy" y Max hizo eso. Me fijé en él”, cuenta. Tras semanas saliendo las cosas terminaron, por un periodo de ocho meses en los que Ignacia lloró como en las películas. “Estábamos saliendo pero cortamos todo a finales de abril. Para mí eso fue horrible. Yo miraba las películas, a las niñas protagonistas tiradas en la cama, llorando, con un rollo de confort y siempre pensé que eso no pasaba en la vida real. De repente me miré a mí en las mismas, con mi mamá al lado, y no entendía lo que me estaba pasando. Nunca había sufrido por amor”, revela por primera vez parte de su intimidad.

Ignacia quiere ser periodista. Gracias al mundo virtual de ensueño que llegó por azar, ha notado que tiene aptitudes comunicacionales que le gustaría desarrollar. TikTok no es para toda la vida, pero sí ha significado crecimiento, aunque de una forma poco convencional. “En la sociedad en que vivimos ahora, las niñas están empezando a empoderarse, de chicas. Eso es súper bueno. Ayer yo estaba grabando en la calle con una mini falda, toda arreglada, me chiflaron más de diez veces y me hice la tonta, pero todas las niñas que estaban conmigo enfrentaron a estos tipos "oye, ¿qué te pasa?", cosas de ese tipo. Nadie se quedó callado. Siento que eso es bacán, ya no sentir miedo, poder expresar nuestra molestia y no normalizarlo”, expresa.

Ignacia se siente feliz de poder transmitir su visión de la vida a niñas que están en formación, las futuras mujeres. “He conversado harto con mi familia de todo lo que me ha pasado. Nosotros somos creyentes, mi familia es evangélica. Mi papá dice que él cree que hay personas que están tocadas, y esas son aquellas que tienen que ser "algo". Pudieron ser otras niñas, las que bailaban mejor que yo, pero fui yo. Mi misión hoy es esta y aquí estoy, tengo que entregar un mensaje”.

¿Qué mensaje?

“Que las mujeres tenemos que respetarnos, no dejarnos pasar a llevar”.

 

Fotografía: Oscar Andreé

Producción: Geraldin Boyardi y Constanza Soto

Makeup y hairstyle: Tamara Castro

Styling: Rod Lab y Mima Zamall 

Entrevista: Camila Campos

Agradecimientos a:

Steve Madden

Chic & Modern

 

EN ESTA NOTA