Karün: La exitosa empresa chilena que hace anteojos con redes de pesca

Desde el año 2012, la marca chilena Karün ha desafiado los límites de la innovación ecológica elaborando anteojos con materiales reciclados.

En los últimos años, la alerta medioambiental por el calentamiento global ha tomado más fuerza que nunca. Diferentes celebridades, empresas, incluso pymes, han implementado medidas y formas de producir sus productos bajo una mirada ecológica, sustentable y amigable con el planeta.

Eso es lo que Karün, marca chilena de anteojos con origen en Puerto Varas, realiza desde el año 2012. Sus creaciones son fabricadas con materiales 100% reciclados, como redes de pesca, cuerdas y metales, y son recolectados por la comunidad rural de la zona de Cochamó.

 

 

 

Los anteojos ópticos y de sol de Karün nacen en la Patagonia chilena, y desde los rincones del sur de nuestro país han conquistado otros continentes. Actualmente son distribuidos a nivel global por la empresa holandesa GrandVision gracias a un acuerdo comercial, llegando a más de 1.500  tiendas en  Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Suiza, Finlandia, Suecia, Dinamarca y Noruega.

 

Karün se unió a la actriz Shailene Woodley

Además, tanto ha sido el impacto en el mundo de los activistas medioambientales que la marca se asoció con la actriz Shailene Woodley para crear una nueva línea de productos. La protagonista de la película "Insurgente" es conocida por protestar ante la explotación de los recursos naturales.

 

Economía de Karün: 

Su compromiso con el medio ambiente ha posicionado a Karün como una marca auténtica y única en cuanto a su modelo económico. En vez de producir sus anteojos bajo un clásico proceso lineal y extractivo, los emprendedores buscan desafiar esta economía tradicional y construir un modelo circular, restaurador y regenerativo, con el objetivo de no explotar los recursos.

 

 

 

“Nuestra recolección es internacional y apunta a ser global, pero nuestro trabajo con comunidades rurales sí está enfocado en la Patagonia, porque creemos que la mejor forma de protegerla es que las mismas comunidades tengan los incentivos económicos para poder protegerla y en eso queremos aportar”, explicó a La Tercera el fundador de Karün, Thomas Kimber.

Redes de pesca, madera, metal, algodón, cartón y cuero reciclados son algunos de los nobles y naturales materiales que utilizan en sus anteojos para asegurar un producto de calidad.

Anteojos para todos

“Cada paso está pensado conscientemente, desde el propio estuche de los anteojos (hecho de cuero reciclado) hasta su embalaje, fabricado con cartón reciclado. Los anteojos Karün son sostenibles y hermosos”, señala el emprendedor.

 

 

 

Y como si cuidar al medioambiente a través del reciclaje y un modelo económico especial fuera poco, por cada compra de productos Karün ayudas a proteger 400.000 hectáreas de naturaleza virgen en la Patagonia. En cuanto a sus diseños, la variedad de los anteojos es amplia, desde opciones urbanas hasta opciones deportivas, y por supuesto, con protección UVA / UVB.

 
 
 



EN ESTA NOTA

Descubre la nueva Señal 13P