Noticias

Te contamos los 5 mitos y leyendas sobre la fertilidad

5 mitos sobre la fertilidad
4 de Julio de 2022
Compartir Facebook Twitter Whatsapp

Por años, los mitos y leyendas se han considerado como relatos que han tenido un impacto en la sociedad. Sin embargo, han surgido en cualquier ámbito, hasta en temas de la reproducción de los seres humanos.

A lo largo de las investigaciones médicas han tomado fuerza estos mitos y leyendas sobre la fertilidad en la historia.

Los temas como la fertilidad o la medicina reproductiva tienen muchas aristas, así como puntos de vista. Desde tiempos milenarios se han difundido afirmaciones, datos y estadísticas inherentes al proceso de un embarazo, bien sea espontáneo o por un tratamiento de reproducción asistida.

Desde IVI Santiago se articulan los esfuerzos y conocimientos en la materia para promover información oportuna en aras de brindarle tranquilidad a quienes desean recorrer el camino hacia la maternidad.

Mito número 1; Lograr un embarazo es fácil:

Una definición básica de la biología apunta a que el proceso de un embarazo es complejo. Esto se debe a que intervienen diversos factores como la fertilidad femenina y masculina, así como otros aspectos externos (estilo de vida, nutrición y hábitos que se han puesto en marcha año tras año). De hecho, los expertos señalan que las parejas que no tienen problemas de fertilidad disponen de un 25% de probabilidad de alcanzar un embarazo en cada ciclo de ovulación.

Aunado a esto, se sabe que la fertilidad femenina disminuye a partir de los 35 años. Mientras que al pasar los 40 años esa posibilidad se reduce a menos del 10%. Lo recomendable en estos casos es que una mujer acuda al especialista una vez que decida afrontar la maternidad. Los tratamientos de reproducción asistida son una opción segura y confiable, para las personas que sufren de infertilidad.

Mito número 2; Si hay sangrado después de una transferencia embrionaria, el tratamiento de fertilidad no funciona:

Una vez que se da la implantación del embrión, el útero materno lo recibe cuando ya tiene las condiciones adecuadas para nutrirlo. Así que la cavidad uterina se engrosa durante las primeras semanas de la gestación y es allí cuando ocurre la irrigación. Por lo general, las pacientes tienen un leve sangrado vaginal después de una transferencia de embriones que se denomina como sangrado de implantación.

Cuando el útero aloja el embrión, es frecuente que los vasos sanguíneos se rompan y produzcan un manchado. Aunque no todas las mujeres presentan este síntoma, los médicos especialistas aseguran que siempre se debe cumplir con las citas ginecológicas para llevar un control oportuno. Por lo tanto, si existe un leve sangrado no significa que el tratamiento no resulto, por lo que sería un mito.

Mito número 3; la anovulación o ausencia de ovulación

Entre los factores determinantes de esta situación estarían el estrés, la pérdida o ganancia de peso importante, excesiva producción de prolactina (hormona encargada de producir la leche materna) y los ovarios poliquísticos que merecen una mención especial por su complejidad y frecuencia. Aproximadamente un 35% de mujeres en algún momento de su vida presenta anovulación. El origen de la alteración hormonal puede estar en el hipotálamo, hipófisis, o en el ovario mismo.

Mito número 4, La fertilidad de la mujer merma a los 38 años:

La fertilidad femenina está relacionada directamente con la edad. La reserva ovárica tiene su punto más alto a los 20 años, siendo una edad adecuada para tener un embarazo. Sin embargo, en la realidad pasa lo contrario. La mayoría de las mujeres retrasan la maternidad hasta los 40 años por diversos factores: económicos, laborales, académicos o personales.

Pero, es oportuno remarcar que la fertilidad merma a partir de los 35 años. En este caso, queda derribado el mito de que a los 38 años la respuesta ovárica disminuye, dado que sucede mucho antes. No obstante, un embarazo a los 38 años o más se considera como Maternidad avanzada y en algunos casos puede tener consecuencias de alto riesgo.

Mito número 5, Cuantas más relaciones sexuales sin protección se tengan, más rápido se da una gestación:

Esto es falso. Según el calendario de fertilidad femenina, una mujer solo tiene un par de días fértiles durante su ciclo menstrual y es allí cuando tener relaciones sexuales con la pareja aumentará las probabilidades de un embarazo, si no presentan problemas de infertilidad. Pero, de tener alguna irregularidad en su aparato reproductor, la pareja deberá someterse a un tratamiento de reproducción asistida para poder convertirse en padres.  

En IVI, con más de 30 años de experiencia en el mundo, se caracterizan por el liderazgo y la búsqueda constante de las más avanzadas técnicas y tratamientos, gracias a la labor en investigación. Ello, unido a la escucha constante de las pacientes, ha permitido conocer sus necesidades y apoyarlas en cada paso del proceso. Para más información puedes pedir una hora médica haciendo clic aquí.  

 

Temas relacionados
Comentarios
13 Prime - Señal En Vivo