Dana Hermosilla: "Empecé a aceptar cada parte de mi porque entendí que son las cosas que me hacen única"

La empresaria se sincera sobre su camino hacia la aceptación personal.

Este verano, AR13 quiere aportar desde su vitrina al body positive, movimiento que busca promover el amor propio desafiando los estereotipos de belleza vigentes en la sociedad.

Es en este contexto que reunimos a un grupo de personas cuyos testimonios visibilizan esta realidad. Una de ellas es Dana Hermosilla, quien nos cuenta cómo ha sido este proceso para ella.

- ¿Cómo ha sido tu camino hacia el amor propio?

"Creo que llegó un momento en que me di cuenta que tenía ideas que no eran mías, que fui absorbiendo y que quería y debía deconstruir, para poder ver con claridad quién soy yo y no quien la gente quiere que sea o quien soy según su percepción. Una vez que me vi, sin tanta interferencia, empecé a aceptar cada parte de mi porque entendí que son las cosas que me hacen única. Entendí que verme y dejarme ser y amarme con todo lo que soy, finalmente me llevarán a vivir mi vida en todo su potencial, ya que nadie puede vivir plenamente si vive dentro de una máscara que otros construyeron para ti. Creo que uno nunca termina de recorrer ese camino y hay que disfrutar de la experiencia de poder hacerlo". 

- ¿Qué tipo de cosas condicionan tu autoestima respecto a tu cuerpo?

"Creo que aún sin saberlo debo estar condicionada por un sinfín de cosas, cosas que escuché y vi de niña, los comentarios de la familia con respecto a otras personas, lo que vi en TV, en revistas y publicidad en las calles, y la forma en que la propia gente habla de si misma frente a mi. Hay muchos cánones de belleza que tenemos instalados y que se absorben día a día, durante muchos años. Ojalá todos llegáramos al punto en que los reconociéramos y fuéramos capaces de crear los nuestros propios. Más sanos, más reales"

- ¿Crees que es importante erradicar los comentarios sobre el cuerpo de los demás? ¿Por qué?

"Definitivamente. No es tarea fácil porque incluso a los que somos conscientes nos puede traicionar la costumbre, pero es necesario hacerlo. Las personas miramos muchas veces al otro con una mirada crítica y muy egoísta, pensando si a mi gustaría ser esa persona, si a mi me gusta su ropa, si yo yo yo yo... cuando en realidad la gracia de estar con un otro es justamente salir de uno mismo. El daño de ser juzgados constantemente es tremendo, deberíamos ser personas donde otros se sientan siempre libres de ser quien son en nuestra presencia. Tenemos que tomar responsabilidad de qué clase de persona queremos ser".

- ¿Te has sentido alguna vez seguro con tu cuerpo en verano?

"Sí, pero nunca ha sido una constante. Hay días que logro eso, y cada vez son más, pero aún es un estado frágil. Creo que son tantos los años que aprendemos a juzgarnos, que debemos tener paciencia e ir aceptándonos para que las bases sean cada vez más sólidas y los días que nos sentimos seguras sean constantes. A veces me puedo sentir muy mina pero al sentarme trato de estar derecha para que no se me vea el rollo, cuando lo único que debiese importarme es hacerlo derecha para cuidar mi espalda, a eso me refiero con débil porque al final me siento súper bien pero incluso una mala postura puede hacerme cambiar ese estado de seguridad"

- ¿Crees que aceptando y valorando tu cuerpo ayudas a los demás a aceptar los suyos?

"¡De todas maneras! Los seres humanos somos muy contagiosos, el amor y el odio se transmiten, es por eso que es tan importante no solo para nosotros mismos sino para todos quienes nos rodean, porque aunque no queremos todos influenciamos a las personas que están a nuestro alrededor y depende de nosotros si seremos una buena o mala influencia. A veces no queremos hacer cosas por nosotras mismas, y si es así, al menos pensemos en las personas que queremos, debemos amarnos no solo por nosotras sino por nuestras madres, hijas, hermanas o amigas que son parte importante de nuestras vidas.

Agradecimientos a: Pinina Online

Dirección: @ozcar

Asistende de Dirección: Carlos Neira

Producción: Geraldin Boyardi

Arte: Soledad Avilés



EN ESTA NOTA