Especialista revela la verdad tras la famosa dieta hipocalórica

Matías Novoa ahonda en esta famosa dieta que tienda a muchos por estos días.

Cada vez que queremos hacer cambios en nuestra vida o emprender un nuevo negocio por ejemplo, es fundamental tener objetivos claros para poder llegar al destino que deseamos.

La gran mayoría de las personas que deciden hacer dieta quieren bajar de peso y, toman el adelgazar como su objetivo. Pero la verdad es que la motivación detrás de querer perder peso, nunca es el peso en sí mismo. Por lo tanto el origen del problema, no está en la comida.

Matías Novoa, creador del Método Kinu e impulsor del Reboot Digestivo, nos explica por qué la llamada dieta hipocalórica no es tan milagrosa como se vende. 

“El error es llevar una dieta hipocalórica combinada con ejercicios bajo la hipótesis de que si generamos un déficit calórico, naturalmente bajaremos de peso.Pero nuestro metabolismo es un sistema mucho más complejo que una simple ecuación de termodinámica (Calorías que ingiero – calorías que gasto). Por lo tanto, al crear un déficit calórico continuo, generamos un desajuste metabólico que nos llevará directo al temido efecto rebote de las dietas y gimnasio”, revela.

"Este tipo de dieta genera estrés metabólico, ya que nuestro organismo entra en estado de sobrevivencia para evitar la muerte por inanición. Como consecuencia, aumenta el hambre y reduce la sensación de saciedad, aunque comamos. En 1 a 2 semanas, el metabolismo basal se ralentiza, por lo que contamos con menos energía y motivación para hacer ejercicio. Finalmente nos damos por vencidos, estamos muertos de hambre, volvemos a comer y recuperamos el peso perdido, en un 95% de las ocasiones y, con una composición corporal alterada, donde prevalece el tejido adiposo por sobre el muscular", detalla. 

EN ESTA NOTA