Las consecuencias negativas del alto consumo de azúcar

El alto consumo de esta sustancia en las personas aumenta, así como también el riesgo de padecer diversas enfermedades como diabetes, hipertensión u obesidad. Los chilenos superan la ingesta recomendada de azúcar, lo que, sumado con la falta de actividad física, puede ser perjudicial para la salud.

Una baja calidad en alimentación y el sedentarismo son las principales causas de enfermedades crónicas no transmisibles, tales como la obesidad, diabetes, hipertensión y patologías cardiovasculares.

La obesidad por ejemplo, afecta a casi un 35% de la población mayor de 15 años según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), convirtiendo a Chile en el segundo país de la OCDE con mayor índice de obesidad, después de Estados Unidos. A esto se suman otras patologías que afectan la salud de las personas.

La nutricionista de la empresa de alimentación saludable Daily Foods, María Fernanda Jara, explica que los chilenos tienden a ingerir excesivamente azúcares libres, la que encontramos al comer alimentos ultra procesados, y que sin importar si son dulces o salados, contienen azúcares entre sus principales ingredientes.

“Un consumo exagerado de azúcares libres se asocia a una mala calidad de la dieta y mayor riesgo de contraer enfermedades. Por esto, es muy preocupante que la población consuma grandes cantidades de alimentos con alto contenido de azúcar”, detalla la nutricionista.

Pese a no leer la palabra azúcar dentro del listado de ingredientes de los alimentos industrializados, se puede encontrar en casi todos ellos tales como el jarabe de alta fructosa, azúcar invertido, glucosa, fructosa o la maltosa.

¿Cuáles son las consecuencias de un alto consumo de azúcar en la salud?

Calorías Vacías. Así es como se denomina también a los azúcares libres porque contienen calorías que no se asocian a nutrientes que aportan al cuerpo.

Un consumo elevado de azúcar puede llevar a un mayor consumo de energía (calorías) de lo realmente necesita cada persona provocando un aumento de peso. Además, ingerir grandes cantidades de alimentos que contienen este ingrediente, puede llevar a sufrir riesgos de enfermedades perjudiciales para el bienestar de las personas.

De este modo, según la nutricionista, tener una dieta con un alto consumo de azúcar y baja en nutrientes es sinónimo de una mala calidad de alimentación, lo que tiene estrecha relación con sobrepeso, obesidad y enfermedades crónicas no transmisibles que son responsables de la mayoría de las muertes al año.

“Es importante que las personas opten por una alimentación basada principalmente en alimentos en su estado natural, y que disminuya el consumo de alimentos ultra procesados. De esta forma se reduce significativamente el consumo de azúcar libre y disminuye el riesgo de padecer enfermedades”, afirma María Fernanda Jara.

Para mantener un buen estado de salud y evitar ciertos problemas que acomplejan al cuerpo humano, es necesario bajar el consumo de azúcar o reemplazarlos por derivados más naturales. Esto acompañado de una dieta más sana y actividad física para mejorar el desarrollo y bienestar de las personas.

EN ESTA NOTA